viernes, 29 de abril de 2011

EL FACTOR HUMANO

Sé bien que en este blog me propongo reflexionar sobre el uso de las TIC en las aulas. Y sé también que por lo tanto no he de aprovechar estas entradas para teorizar sobre otros aspectos del sistema educativo.
Sin embargo, y como excepción, me gustaría tratar de la gestión de los recursos humanos en los centros educativos, y muy particularmente en los colegios e institutos públicos, gestión que repercute directamente en la introducción y aprovechamiento de las nuevas tecnologías.
El sentido común parece dictar que el responsable de coordinar el trabajo de cualquier grupo de personas, de "gestionar" esos recursos humanos, ha de procurar el éxito de dicho trabajo aprovechando las competencias de cada una de esa personas: si he de pintar una casa los más altos se encargarán de la parte superior, los más bajos de las vallas, los más meticulosos de los remates finales, etc. O si he de superar una sucesión de pruebas deportivas por equipos el más veloz se dedicará a la carrera, el más fuerte al levantamiento de peso...
Imagen procedente de Párchate a la vida
Esto que parece tan obvio no siempre se aplica en los centros educativos. Así es más que habitual el encontrarse a cargo de grupos extremadamente difíciles a profesores interinos sin experiencia ninguna, o que el encargado de la biblioteca lo sea simplemente por facilitarle una descarga horaria aunque no conozca ni de lejos el programa Abies... Algo similar ocurre con la distribución del horario lectivo: el profesor más novato tendrá las peores horas (última del viernes, por ejemplo) aunque dé lengua, mientras que el de Educación Física muy antiguo elegirá las horas que consideré mejores (quizás la segunda, cuando más frescos intelectualmente estarían los alumnos).
Podría seguir con los ejemplos, de sobra conocidos. Quede simplemente una reflexión: ¿tenemos en cuenta las necesidades de aprendizaje de los alumnos a la hora de tomar decisiones de centro como quién imparte una asignatura, a qué hora, en qué aula, con qué medios? ¿o por el contrario supeditamos esas decisiones al interés y necesidades del profesorado?
Y para finalizar: cuando un medio de comunicación envía periódicos gratuitos a un centro lo hace para que los alumnos accedan al mismo, no para que los profesores nos lo llevemos y nos ahorremos la visita al quiosco.
En fin...

martes, 19 de abril de 2011

UN POQUITO DE ORDEN, POR FAVOR


Uno de los principales problemas a los que todos nos enfrentamos cuando empezamos a tratar con las nuevas tecnologías es el de la inmensa cantidad de información con la que nos hemos de enfrentar. Cada página web, cada blog que visitamos nos remiten a dos, cuatro, ocho, dieciséis... que a su vez nos remiten a otros tantos y así prácticamente hasta el infinito, por lo cual es muy importante ser capaces de guardar o marcar de alguna manera aquello que nos interesa ordenándolo con algún criterio que nos permita su recuperación.

Muchos de nosotros hemos realizado dicha labor de almacenamiento de páginas y sus direcciones con las herramientas que los navegadores tradicionales nos proporcionaban: los "Favoritos" de Internet Explorer, los "Marcadores" de Firefox, etc. Sin embargo estas herramientas, pese a la posibilidad de exportar su contenido, tienen un inconveniente claro: es necesario disponer del ordenador propio para acceder a los materiales almacenados en las mismas.


Vale la pena por ello utilizar la posibilidad que internet nos ofrece de guardar esta información en los "marcadores sociales" que cumplen la función tradicional de "favoritos" pero almacenando los datos en la red, con lo que se logra la disponibilidad de los mismos desde cualquier ordenador conectado a la misma.
Añaden además otra ventaja al sistema tradicional: el compartir los elementos marcados y los marcadores utilizados por cualquier usuario del sistema. De este modo se evita la innecesaria repetición de búsquedas ya realizadas por otro usuario.
Tres son los principales "marcadores sociales" a nuestra disposición: Delicious, Mister Wong y Diigo. Los tres son gratuitos hasta el momento aunque es necesario registrarse para poder acceder a su uso.
Delicious: en inglés; ha sido el más utilizado, aunque las prestaciones de Diigo y los rumores sobre el inminente cobro de sus servicios están haciéndole perder dicha situación de privilegio.
Mister Wong: es quizás el menos potente de los tres, pero cuenta como indudable ventaja para muchos usuarios con la posibilidad de utilizarlo en español.
Diigo: en inglés; es el más interesante de los marcadores disponibles tanto por sus características como por su facilidad de uso.

Para más información se puede consultar el excelente artículo de Amparo Toral sobre marcadores sociales disponible en la web del ITE (Instituto de Tecnologías Educativas), en el que se explica el funcionamiento de estas herramientas, se describen las características de las mismas y se compara el rendimiento de las aquí citadas. Además se incluyen interesantes observaciones sobre las posibilidades de utilización en el aula de este tipo de marcadores.

Procedencia de las imágenes: blog Casa perfecta y elaboración propia.

jueves, 7 de abril de 2011

MERIENDAS FAMILIARES Y PROFESORES 2.0

Como bien sabemos todos las meriendas familiares son un acto social que no por recurrente deja de tener sus peligros. ¿Dónde se está mejor que en compañía de los seres queridos...? Eso siempre y cuando no se hable de política, fútbol, educación y otra docena de temas que son de los que realmente nos apetece hablar cuando nos juntamos con otras personas.
Afortunadamente mi última merienda familiar no acabó mal ya que la conversación derivó hacia la utilización de las nuevas tecnologías en las aulas. Cada uno contó su experiencia o la de sus hijos con pizarras digitales, blogs, proyectos colaborativos y demás ejemplos del desembarco de las TIC en el desarrollo cotidiano del proceso de enseñanza-aprendizaje.
De lo dicho aquella tarde quiero reflexionar lo comentado por uno de los presentes. Su hijo es alumno de uno de los más destacados "profesores 2.0", autor de blogs, promotor de proyectos, de premiada trayectoria..., vamos, aquel que todas las "profesoras 2.0" querrían como profesor de sus vástagos. Y sin embargo esta persona se quejaba de docente tan destacado con un argumento tan sencillo como rotundo: los alumnos están todo el día haciendo videos, blogs y demás, pero luego son evaluados de unos contenidos que nada tienen que ver con dichas actividades.
Surge así otro factor a tener muy en cuenta al tratar de las TIC y su implicación en la enseñanza: ¿son un medio más de procurar el acceso a los contenidos de nuestros alumnos o son un entretenimiento que ni tiene nada que ver con el temario a impartir ni va a ser evaluado en modo alguno?
Recordemos lo que a menudo ha ocurrido con actividades planteadas al margen del currículo: alumnos obligados a perder un trimestre entero preparando una obra de teatro que luego suspendían la evaluación por no saber analizar oraciones subordinadas, oraciones que no se les explicaron para estudiar dicha obra.
Sigamos pues con nuestros blogs, vídeos y cualesquiera aplicaciones de las nuevas tecnologías al proceso de enseñanza, pero no olvidemos que es necesario buscar el modo en que la implicación de los alumnos en dichas actividades ha de ser evaluada.

Imagen tomada de la web del IESO Encomienda de Santiago (Socovos, Albacete)

domingo, 3 de abril de 2011

CÓMO SE LO PASA EL PROFE CON SU BLOG... II


Y tras la reflexión de la entrada anterior no había más remedio que hacer una prueba. Sé que podía haber optado por medios más fiables desde un punto de vista estadístico, pero finalmente decidí recurrir a una estrategia más divertida y dirigida directamente al "espíritu" de los alumnos.
Para ello escribí una entrada en los dos blogs dirigidos a alumnos que mantengo actualmente. El primero de ellos, Con la lengua por montera, pretende servir de apoyo y refuerzo a la materia impartida diariamente en la clase. Así, si se estudia por ejemplo el período romántico en el blog aparecerán enlaces a videos, cuadros, textos, etc. que puedan dar una visión más amplia del mismo. El segundo blog, Biblioteca del Peral, quiere incidir en la labor de animación a la lectura desarrollada desde la biblioteca del instituto, para lo que se proponen actividades, se ofrecen visiones diferentes del libro y su mundo, o se permite al alumnado la inclusión de sus propias sugerencias.
La entrada se titulaba ¿TE GUSTAN LOS LACASITOS? (Conlalengua, Biblioteca) y el texto de la misma era el siguiente:
¿Te gustan los lacasitos? Pues no dejes de acudir el próximo viernes durante el recreo a la biblioteca. Es el cumpleaños del profe y promete llevar MUUUUUCHOOOOOS LACASITOOOOOS.
¡Os espero a todos!
Y por si acaso no me cantáis nada, me lo canto yo solo:
La entrada finalizaba con un video del grupo Parchís, interpretando su canción "Cumpleaños feliz".
El conjunto se publicó en ambos blogs el día 29 de marzo, alrededor de las 23:00 horas, con lo que quedaban dos días completos, el 30 y el 31 de marzo, para que los alumnos tuviesen tiempo de acceder a la entrada y de enterarse de la noticia. La respuesta esperada habría sido la asistencia a la biblioteca de un número mayor de alumnos de los que normalmentes acuden a la misma, o al menos la petición alborozada de lacasitos por parte de los asistentes. También cabía esperar que los alumnos, aunque no acudieran a la biblioteca, me felicitaran al acudir a las diferentes clases que tenía que impartir ese día.
De seguir el blog con regularidad o de estar suscritos al mismo los alumnos habrían tenido tiempo de sobra para enterarse de todo lo aquí expuesto, pero no fue así: la asistencia a la biblioteca fue la normal y los que acudieron se mostraron sorprendidos por el reparto de lacasitos. Tan solo un reducido número de alumnos, la escasa media docena suscrita a ambos blogs, actuaron según lo previsto: me felicitaron y reclamaron sus lacasitos.
Sin embargo, y para mi sorpresa, al llegar al instituto fui inmediatamente felicitado por un nutrido grupo de profesores, que, sin lugar a dudas, se habían enterado del cumpleaños a través de los blogs, a los que varios de ellos están suscritos.
En resumen, que se vino a cumplir en mi caso tras este "dulce" experimento el temor expresado en la entrada anterior: mis blogs son más seguidos por los profesores que por mis alumnos. Ahora es el momento de reflexionar y de actuar sobre estar situación, aunque tengo claro que me niego a priori a optar por la decisión más fácil de todas: hacer obligatoria su consulta.